España advierte a 90.000 empresas sobre el riesgo de que Brexit no haga negocios

Las autoridades fiscales españolas han enviado más de 90.000 cartas a empresas exportadoras vinculadas al Reino Unido para advertirles de los efectos adversos de un Brexit sin pacto, y recomendar a las empresas que tomen medidas para adaptarse a esta posibilidad.

Las cartas enumeran los nuevos requisitos aduaneros, fiscales y sanitarios que las empresas tendrán que cumplir para llevar a cabo el comercio transfronterizo.

El verdadero reto para las empresas españolas será adaptarse a los nuevos requisitos sanitarios y de calidad que podrían imponerse a las exportaciones de productos agroalimentarios y animales al Reino Unido.

«Las nuevas formalidades incluyen la presentación de un formulario de aduanas para cada envío, el paso por los controles aduaneros, el pago de aranceles y otros derechos, y la necesidad de certificados de salud u otros tipos de certificados», advierte la carta.

Los funcionarios fiscales también se han reunido con decenas de empresas, asociaciones y profesionales de aduanas para debatir los problemas comerciales y fronterizos que plantea la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea.

La semana pasada, el Presidente en funciones del Gobierno español, Pedro Sánchez, convocó a sus ministros a una reunión extraordinaria para revisar el plan de contingencia de España para un Brexit sin acuerdo, que fue diseñado originalmente en marzo. Un día después, se puso en contacto con las autoridades regionales para asegurarse de que las medidas de contingencia están en vigor en toda España.

Fuentes del Ministerio de Finanzas dijeron que los cambios en los trámites aduaneros no son su principal preocupación.

El Ministerio de Hacienda lleva meses preparándose para esta situación, ya que el servicio de aduanas depende en gran medida del departamento dirigido por María Jesús Montero.

Fuentes del Ministerio de Finanzas dijeron que los cambios en la documentación aduanera no es su principal preocupación. Ya se han asignado recursos adicionales a los aeropuertos y puertos marítimos.

En cambio, el verdadero reto para las empresas españolas será adaptarse a los nuevos requisitos sanitarios y de calidad que podrían imponerse a las exportaciones de productos agroalimentarios y animales al Reino Unido.

Los medicamentos y otros productos químicos también tendrán que cumplir nuevas normas, una vez que el marco común de la UE deje de aplicarse.

La página web de la Agencia Tributaria también tiene información sobre el impuesto sobre el valor añadido (IVA) después de Brexit: «Si no hay ningún acuerdo en vigor en la fecha de salida, el Reino Unido será considerado un tercer país sin ningún trato preferente específico. Esta situación podría tener un efecto significativo en la organización y la logística de los operadores económicos, que deberían evaluar este impacto y adelantarse en los trámites necesarios siempre que sea posible».

Add comment

Your Header Sidebar area is currently empty. Hurry up and add some widgets.